2000 – Telling Stories Tour – May 29, Madrid, Teatro Alcazar

0

REVIEWS

  • [Canción] TRACY CHAPMAN, Historia del corazón – By El Mundes, Martes, 30 de mayo de 2000

Intérpretes: Tracy Chapman (voz y guitarra), Steve Hunter (guitarra eléctrica), Paul Bushnell (bajo eléctrico), Danny Fongheiser (batería) y Jeff Young (teclados)./ Artista invitado: Corey Harris./ Escenario: Teatro Alcazar./ Fecha: 29 de mayo.

(****)

MADRID.- Prácticamente, ninguno de los grandes éxitos de Tracy Chapman faltó a la cita en el recital con el que anoche abrió su actual gira por España, tras casi 40 conciertos a través de Norteamérica y media Europa. Alternando las canciones de su nuevo disco Telling stories (Contando historias) con sus anteriores temas triunfales (Fast car, Hablando de la revolución, Across the lines), la cantante de Cleveland, Ohio, dio muestras de una sobria y magnífica madurez sobre el escenario.

Un teatro, el escogido en Madrid, reducido de dimensiones como casi todos los de su presente gira. Al parecer Tracy Chapman prefiere este tipo de recintos, pequeños y acogedores, para conseguir un mayor grado de comunicación con el público, y de paso lograr un sonido limpio, claro y directo, que se aproxime al de los propios discos.

Sin embargo, algún imponderable debió surgir en la primera parte del recital, cuando ciertos problemas técnicos, procedentes de los teclados electrónicos, deslució en buena medida este segmento de su actuación, alterada por un operario que iba y venía entre los músicos. Y es que ni siquiera un concierto medido y cuidado, a priori, hasta los últimos detalles, y por el que se piden precios desorbitados (hasta 5.600 pesetas la entrada) se puede escapar a veces de ciertos imprevistos.

Salvada esta cuestión, y la escasa profesionalidad de la promotora del concierto, la presencia de Tracy Chapman cautivó por su sinceridad, su sencillez y su innato sentido de la sugerencia hecha canción. Los temas de esta cantautora están sembrados de una profunda sensibilidad y de un humanismo desbordante, son composiciones como dardos dirigidas directamente al corazón, henchidas bien de una tierna melancolía, bien de una dignidad por encima de credos, fronteras y colores.

No olvida cantar Tracy a los desprotegidos tanto de cuerpo como de alma, y por ello creaciones como Nothing yet o Speak the word realizan agudos comentarios sobre la situación social de la raza negra o son punzantes reivindicaciones.

En Paper and ink, cuestiona el valor de las cosas materiales, para concluir que todo es superfluo.

Existen lejanos ecos africanos en una voz que se ha dulcificado un tanto con el paso del tiempo, pero que no ha perdido un ápice de su vigor y de su carisma. En la última recta del extenso recital, Tracy, guitarra eléctrica en mano, demostró que también puede levantar al público de sus asientos.

  • Tracy Chapman íntima – By Freddy Ramírez, enDigital, May 2000

El lugar quedó pequeño: la voz de Tracy se encargó de llenar el teatro Alcázar y sólo 800 personas pudieron disfrutarla. Es que no entraban más…
Freddy Ramírez, desde Madrid

Luego de pasar un buen tiempo alejada de los escenarios europeos, Tracy Chapman hizo un concierto en Madrid en el teatro Alcázar, cuyos asientos, unos ochocientos, no fueron suficientes para albergar a todas las personas que deseaban disfrutar de las composiciones de la cantautora de Cleveland, quien regresa al mundo musical con Telling Stories.

Tuvimos la oportunidad de entrar en la sala durante el ensayo y escuchar el nítido y sobrecogedor sonido de una guitarra fantasma, que flotaba en medio del escenario horas antes de la presentación. No era una guitarra fantasma, era Tracy, su actitud y las sombras de la expectativa. La luz sólo iluminaba su instrumento preferido y Tracy escuchaba con atención las pruebas, como esperando que, minutos después, un pequeño grupo le aplaudiría con un calor insospechado.

La escena la abrió Corey Harris, quien nos ofreció durante poco más de media hora un interesante repertorio de blues y dejó la mesa servida a Chapman, quien no nos hizo esperar para sumergirnos en una atmósfera de sentimiento y sinceridad.

Acompañada de su guitarra y de un cuarteto conformado por el bajista Paul Bushnell, el guitarrista Steve Hunter, el tecladista Jeff Young y Danny Fongheis en la batería, la artista, vestida de negro de pies a cabeza, se dedicó a dar a conocer las canciones de su nuevo disco, en el que demuestra que, a pesar de haber estado alejada de los estudios de grabación por más de cinco años, tiene mucho que ofrecer con sus letras de protesta.

Nothing Yet abrió la presentación, un tema en el que denuncia la situación en que se encuentra la población de color en Estados Unidos. A medida que Chapman continuaba el recorrido por sus nuevas composiciones, sin dejar de lado sus éxitos más conocidos, los espectadores se involucraron en la travesía acompañando con sus voces. Parece mentira, pero se acordaban perfectamente de muchas de las canciones.

El placer del auditorio llegó al máximo cuando Tracy cantó Behind the Wall sin acompañamiento musical, tal y como está grabada en su primer álbum. No es fácil escuchar tantas sonoridades en una canción a capella. Pero Tracy lo hizo sin ningún problema.

El concierto transcurrió en un ambiente mágico que resistió los problemas técnicos de siempre, los cuales fueron enfrentados con mucho humor por Tracy. A mucha gente le pareció que la actitud de la cantante era sumisa, como si estuviese alejada de su público. Pero nada que ver: ese es su estilo y nada más había que escucharla para uno darse cuenta de que estaba pasando un momento estupendo, igual que nosotros.

Tras interpretar poco más de veinte canciones la cantautora se retiró, pero la aclamación de la gente la obligó a regresar, para cantar entonces Give me One Reason, una canción bastante conocida del álbum New Beginning, disco con el que ganó tres premios Grammy. También aprovechó ese momento para cantar Get Up and Stand Up, una de las canciones más conocidas del ya legendario Bob Marley.

El que se anunciaba como un concierto poco demandado en la noche madrileña resultó ser un espectáculo que, aunque no brindó lugares suficientes para la gente, dio a entender que la gente sí está contenta con el regreso de Tracy a los escenarios.

  • Tracy Chapman reaparece en Madrid, San José, Costa Rica. Viernes 2 de junio, 2000 © 2000. LA NACION S.A.

• Luego de doce años de ausencia, la cantautora norteamericana hechizará con su espectáculo a los españoles

EFE.

Después de doce años sin pisar los escenarios españoles, la cantautora estadounidense Tracy Chapman comenzó en Madrid una minigira de conciertos por España para presentar su último trabajo, Telling stories.

Fue en 1988 cuando Chapman, recién estrenado su primer álbum, actuó en Barcelona en el macroconcierto Pro Derechos Humanos organizado por Amnistía Internacional. Compartió escenario con otros grandes de la música, como Bruce Springsteen, Sting y Peter Gabriel. Desde entonces no había vuelto a actuar en España.

Contando historias
Ahora, para regresar, ha elegido locales pequeños en Barcelona, Murcia y Madrid, donde ofreció el pasado martes un concierto sobrio, como es ella, y en el que alternó nuevas canciones con todos sus grandes éxitos.

Vestida de negro y guitarra en mano, comenzó el concierto con uno de los temas pertenecientes a su nuevo trabajo Telling stories, del que ha vendido en España 50.000 ejemplares.

Nothing yet fue el tema elegido para abrir su primera cita española, al que siguieron Baby can I hold you, Less than strengers, For my lover, Speak the world, Across the lines, Unsong psalm y Behind the wall.

Con Fast car, canción con la que ganó un Grammy en 1989, fue con la que arrancó una mayor ovación de los setecientos privilegiados que llenaban el Teatro Alcázar de Madrid.

Luego seguirían Wedding song, New beginning, It’s OK, She’s got her ticket, Talking about revolution y Telling stories. Y ya en los bises, su otro tema ganador de un Grammy, Give me the reason, y un pequeño homenaje a Bob Marley con Get up, stand up.

Debutante
El también norteamericano Corey Harris fue el encargado de abrir el concierto. Era la primera vez que actuaba en España y lo hacía para presentar su tercer álbum, Greems from the garden.

Representante del llamado renacimiento del blues acústico, Harris tocó temas de sus dos anteriores discos, Fish ain’t biting y Between midnight and day, ofreciendo media hora de rhythm and blues, con pinceladas de mambo y vals francés.


Trayectoria dorada

Como un cohete, Tracy Chapman ha alcanzado desde el inicio de su carrera lo más grandes galardones de la música estadounidense.

Un ejemplo de ello es su primer álbum el cual lleva de título su propio nombre y con el que obtuvo en 1988 disco multiplatino y un premio Grammy.

Sus tres siguientes producciones, Crossroads (1989), Matters of the Heart(1992) y New beginning (1997) también han logrado ventas de multiplatino.

En el caso de este último la punta de lanza del álbum, Give me one reason, recibió un premio Grammy a la mejor canción rock.

En nuestro país Chapman, fue conocida por su participación en el concierto Derechos Humanos organizado por Anmistía Internacional en 1988 y durante el cual compartió escenario con figuras de la talla de Sting, Bruce Springsteen y Peter Gabriel.

Comments are closed.